Palacio de la Música Catalana

 

Palacio de la Música Catalana

Construido a principios del siglo XX por el Orfeó Català para poder hacer conciertos corales, el Palacio de la Música Catalana es una de las principales salas de conciertos del mundo. El edificio, del arquitecto Lluís Domènech i Montaner, es uno de los máximos exponentes del modernismo y fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. La sala de conciertos, concebida como una gran caja de cristal, está coronada por una gran lucerna en medio del techo. Desde el año 2004 hay una segunda sala, obra de Òscar Tusquets, pensada para pequeños conciertos y para actividades diversas: el Pequeño Palau.